Menú

El ejercicio no ayuda a adelgazar

el ejercicio no ayuda a adelgazar

Es un hecho que perder peso es complicado y aunque  cientos de expertos fitness insisten en recomendar esta estrategia,  el ejercicio NO ayuda a adelgazar

Gracias a esta recomendación millones de personas se han dedicado a ejercitarse con tutoriales  en Zoom o YouTube.

O a descargar aplicaciones que prometen que unas cuantas rutinas te ayudarán a reducir los kilos de más.

Sin embargo, los resultados son evidentes, la mayoría de personas que se ejercita pierde muy poco peso y el poco que pierde lo recupera apenas disminuye su ritmo de entrenamiento.

Hay un hecho innegable que muchos estudios corroboran, y es que nuestro cuerpo no quiere que adelgacemos.

La razón es  un proceso evolutivo de millones de años.

Lo cierto es que no existe un método económico, efectiva o rápido capaz de medir el funcionamiento del metabolismo.

Esta carencia ha causado cientos de suposiciones, hipótesis y teorías que con el tiempo se han convertido en creencias muy arraigadas en nuestra cultura.

La mayoría de personas, médicos, nutricionistas y expertos en nutrición y fitness, siguen afirmando que nuestro complejo y sofisticado organismo funciona como una hoguera.

Pues dejame decirte que la diferencia en el gasto energético de alguien activo todo el día comparada con la de alguien sedentario es casi nula.

La causa de esta injusticia metabólica es la manera cómo ha evolucionado el metabolismo de los humanos.

Entonces ¿El ejercicio no ayuda a adelgazar?

El organismo es una máquina que consume aproximadamente el 60 % de su energía para mantener el cuerpo activo y ejerciendo sus funciones.

Hablamos de algo más de  37 billones de células en nuestros órganos, huesos, tejido adiposo, músculos, cartílago, sangre, vasos capilares, venas, arterias…

Y sobre todo  el cerebro, que consume la mayor parte de esa energía para funcionar.

A esto debemos sumar la energía que consume el  sistema inmune con millones de células patrullando y eliminando invasores.

Sin olvidar el sistema endocrino con sus glándulas productoras de hormonas que regulan miles de funciones y generan el calor corporal.

El antropólogo evolucionista Herman Pontzer, profesor de la Universidad de Duke, Carolina del Norte, asegura en su libro “Burn” que el hipotálamo mantiene el gasto de energía en 60% para garantizar la supervivencia.

Por eso cuando una persona hace ejercicio el hipotálamo simplemente disminuye la energía necesaria para otros procesos con el fin de balancear las cuentas.

Uno de esos procesos es la respuesta del sistema inmune a la inflamación, por eso se recomienda el ejercicio para controlar la inflamación crónica.

Otros proceso afectado con el ejercicio es la respuesta al estrés, por eso ayuda a controlar la ansiedad, y la producción de hormonas como la testosterona.

El hipotálamo establece estrategias de ahorro energético para evitar  que ese 60 por ciento de energía necesaria para la vida se gaste.

Es claro entonces que el ejercicio no ayuda a adelgazar

Es decir no es que el ejercicio active nuevas funciones en el cuerpo sino que logra que se eliminen por un tema de ahorro energético.

Nuestro organismo es una máquina de adaptación así que una persona que sigue un programa de ejercicio y se mantiene en él de manera constante, en dos años pesará lo mismo que al empezar.

No es el sedentarismo, es la comida

Entonces si la epidemia de obesidad no es causada por la falta de ejercicio y la pobre actividad física ¿cuál es la causa?

Evidentemente una mala alimentación es la responsable…

 “No es pereza, es la comida”, afirma Pontzer y  explica que las dietas que  reducen las calorías no siempre funcionan, aunque es posible lograr  resultados, eso sí con mucho esfuerzo y voluntad. “No es magia”, aclara.

Pero aquí se aplica el mismo principio energético: el organismo detecta la disminución en la ingesta de calorías diarias y reacciona igual que con el ejercicio.

El gasto calórico entra en modo economía cuando el individuo al hacer ejercicio excesivo  gasta combustible de manera exagerada o hace dieta y deja de consumir cierta cantidad de calorías diariamente.

Abdomen Plano sin Grasa

Es por esta razón que los concursantes de realitys de pérdida de peso como  The Biggest Loser terminan en fracaso con el tiempo.

Después de someterse por 30 semanas a una drástica reducción de calorías y a un programa de ejercicio excesivo, todos los concursantes perdieron peso.

Los estudios  realizados mostraron que sus tasas metabólicas basales se redujeron drásticamente: sus metabolismos entraron en modo inanición, las células ralentizaron la quema de energía para conservar calorías.

Conclusión: El ejercicio no ayuda a adelgazar, tampoco la reducción calórica

14 de los concursantes fueron entrevistados seis años después del programa, sus tasas metabólicas basales seguían siendo más bajas de lo normal  y 13 de ellos recuperaron casi todo el peso perdido.

Es frustrante, comenta Pontzer “pero desde una perspectiva evolutiva, tiene todo el sentido del mundo”.

Ahora bien, sabemos que no todas las calorías ni toda las comidas son iguales, nuestro cuerpo no es un mecanismo de suma y resta sino que reacciona de manera distinta a los diferentes tipos de nutrientes. 

Sin embargo, hay esperanza.

De acuerdo con el experto, no toda la comida es mala, sino principalmente aquella que se desarrolla en laboratorios para que tenga más sabor y haya un consumo mucho mayor del debido.

“Ese es el objetivo de las grandes industrias alimenticias: asegurarse de que usted compre tanto como pueda porque así hacen más dinero”, dice.

Es comida, según él, que no nutre ni llena, y por eso la gente la come sin parar.

Aunque señala que para este problema no hay solución mágica; una opción es mantener esas golosinas tentadoras fuera de alcance.

En el contexto social, señala que el mundo manejará la obesidad solo cuando cambie el entorno alimentario.

“Los impuestos adicionales sobre los alimentos ultra procesados podrían ser una forma. Hacer los alimentos integrales más baratos y fáciles de conseguir, otra”.

Pero… aunque el ejercicio no ayuda a adelgazar si tiene muchos otros beneficios

Aun así, Pontzer es el mayor defensor del ejercicio, pues considera que el ser humano está hecho para moverse, para correr y caminar, y todo eso le ayudará a vivir más, con mejor salud y con más felicidad, pero tal vez con una talla más de la ideal.

La actividad física sigue siendo vital: para regular el metabolismo, incluidas las sensaciones de hambre y saciedad; proteger contra las enfermedades importantes; vivir más tiempo y mantener la pérdida de peso.

Hay muchos más factores que pueden incidir, como la genética y el ambiente en que se vive.

Hoy se sabe que el cerebro controla la sensación de hambre y saciedad, y quienes tienen genéticamente un cableado cerebral particular podrían tener menor índice de masa corporal

También hay factores externos, y uno de ellos es el estrés, pues “hace que nuestro cerebro tome decisiones malas al escoger los alimentos menos saludables”, dice Pontzer.

Por lo tanto, reducir el estrés emocional y psicológico , así como el estrés físico causado por la falta de sueño, podría ayudar a combatir el exceso de comida.

Aunque Pontzer es el primero en reconocer que eso es más fácil decirlo que hacerlo.

La obesidad, entonces, se deriva de una compleja interacción de factores biológicos y socioeconómicos.

Y una vez la persona tiene sobrepeso u obesidad, ese metabolismo altamente evolucionado hace que sea difícil deshacerse de los kilos ganados.

Entonces la conclusión es que aunque el ejercicio aporta múltiples beneficios NO ayuda a adelgazar.

Lo que si ayuda es cambiar no cuanto comes sino qué comes y cuándo lo comes, ese será el tema de una próxima publicación

¿Te gusta la comida keto y low carb? ¿Tienes ganas de empezar con este maravilloso Estilo de Vida? conoce nuestro programa de inicio De Cero a Keto en 3 Semanas

De Cero a Keto 3 semanas

Loading

Sin comentarios

    Deja una respuesta

    SÍGUENOS EN
    ketofacil.co
    Abrir chat
    1
    ¿Hablamos?
    Escanea el código
    Hola
    ¿Puedo ayudarte?