Menú

Cómo prevenir el envejecimiento

cómo prevenir el envejecimiento

¿Cómo prevenir el envejecimiento? todos vamos a envejecer la pregunta es ¿cómo lo haremos? Y sobre esto hablaremos hoy.

Envejecer es un proceso natural causado por deterioro celular.

Las células del cuerpo se reproducen duplicándose, la calidad y fidelidad de esta constante copia de información genética y epigenética, depende en gran medida de nuestros hábitos.

Debemos tener en cuenta que cada vez vivimos más, que la expectativa de vida aumenta año tras año y ya es muy normal que una persona viva más allá de los 90.

Esto significa que después de la edad de retiro nos queda mucha vida por vivir, muchos proyectos  e ideas por realizar, viajes y aventuras por disfrutar.

¿Cuántos sueños, vocaciones y talentos aplazamos hasta tener el tiempo para llevarlos a cabo?

No podemos darnos el lujo de perdernos esta oportunidad de vida por estar enfermos o limitados física y mentalmente.  

De la misma manera que nos preocupamos toda la vida por crear un fondo financiero de retiro, es fundamental que  hagamos lo propio con nuestro organismo.

Qué bendición tener la oportunidad de vivir nuestros últimos años sanos, lúcidos, fuertes, productivos  y activos.

cómo prevenir el envejecimiento

Porque también con este aumento en la longevidad, es muy alta la probabilidad de que los sistemas de pensiones colapsen y la edad de retiro sea cada vez más alta.

También es probable que no hayas sido precavido con este tema y debas seguir produciendo dinero para tu sustento.

En cualquier caso, tendríamos que mantenernos activos hasta edades más avanzadas, seguir trabajando y produciendo para procurarnos una buena calidad de vida.

Para vivir la vida de manera autónoma, independiente y sin depender de nadie es necesario contar con un cuerpo, una mente y una energía que nos apoyen en este objetivo.

Otro fenómeno en aumento es que las personas jóvenes ya no quieren tener hijos, si este es tu plan mi sugerencia es que tengas en cuenta que vas a llegar a la vejez sin el respaldo de unos hijos o de una familia.

De cara a esta realidad futura considero vital no sólo pensar en tu seguridad financiera, sino también en como implementar estrategias que te ayuden a conservar tu salud, lucidez y autonomía a largo plazo.

La manera cómo vivimos determina la calidad de nuestro envejecimiento.

Veamos 4 aspectos que debemos tener en cuenta en nuestro Estilo de Vida que nos ayudarán a vivir mejor en el presente y a garantizar una buena calidad de vida en nuestros años maduros.

cómo prevenir el envejecimiento

¿Cómo prevenir el envejecimiento? 4 pilares

Pilar 1: Alimentación

La Comida es Medicina e Información:

Es importante comenzar por aclarar que la comida no es sólo calorías y nutrientes, también tiene la capacidad de enfermarnos o sanarnos y llevar información a nuestro organismo.

Cada alimento que comemos lleva un mensaje a nuestro sistema y la información de ese mensaje determina por supuesto la calidad de nuestra salud y de la manera como se duplican nuestras células.

Lo lógico es que, si las células reciben una información errada, al multiplicarse esa información se transmite, dando como resultado un deterioro o menor calidad en las nuevas células que conforman nuestro organismo.

Entonces la primera estrategia es cuidar de la información que le damos a nuestras células con los alimentos que ingerimos a diario.

Una de las tendencias en la nutrición moderna es que la hemos convertido en una serie de creencias y dogmas que nos inclinan hacia uno u otro estilo de alimentación.

Y de la misma manera que defendemos nuestras creencias religiosas, políticas o filosóficas defendemos y promovemos nuestras ideas de nutrición.

Este es el caso de quienes defienden un estilo de vida  vegano, carnívoro, paleo, keto, crudo o los que sólo se preocupan de su nutrición por razones estéticas, sin tomar en cuenta la calidad de sus alimentos.   

En este sentido lo ideal sería personalizar la dieta, sacarla del ámbito de las creencias y ver lo que funciona para ti.

Es decir, escuchar al mejor médico que existe: tu propio cuerpo.

Todos los organismos son diferentes y reaccionan diferente a los diversos tipos de alimentación y a los nutrientes en particular.

En este sentido sólo hay un criterio universal y es la calidad de lo que consumes.

Independientemente de si comes vegetales o carnes o los evitas, el criterio debe ser la calidad de estos.

Porque no todos los alimentos, sean de origen animal o vegetal, son buenos o malos porque sí.

Para esto debes tener en cuanta de dónde provienen y cómo se producen.

Una cosa es la carne o leche de una producción masiva con animales criados en establos, alimentados con granos e inyectados con hormonas y antibióticos, que apenas pueden moverse y son tratados como máquinas de producción y no como seres sintientes.

Otra muy distinta son  la carne, leche o huevos de un animal de pastoreo, que se alimenta de pasto, semillas, insectos  y que regenera y protege el suelo con su saliva, sus excrementos y con el sólo acto de pisarlo.

Lo mismo sucede con los vegetales, las grandes extensiones de mono cultivo agotan el suelo y dan como resultados vegetales pobres en minerales, oligoelementos y nutrientes.

Son producidos a partir de semillas GMO (modificadas genéticamente) que privan a estos granos, vegetales o cereales de sus propiedades naturales.

Contienen altas concentraciones de fertilizantes, plaguicidas, fungicidas que terminan en nuestros organismos, es decir son pobres en nutrientes y ricos en toxinas.

Y el daño ambiental que causan da como resultado enormes extensiones de suelo infértil e improductivo.

Muy diferentes son los productos vegetales orgánicos, de pequeños cultivos y huertas, en los que no se usan fertilizantes ni plaguicidas químicos y que conservan las propiedades naturales, los nutrientes y una buena información para nuestras células.

Entonces mi consejo es que observes tu cuerpo, que cuando sientas alguna reacción anormal trates de determinar qué la causa y de esta forma vayas sabiendo que es bueno para ti y qué no lo es.

Para no confundirte con este tema si hay 4 criterios que podrían ser de mucha utilidad para guiarte en el logro de una alimentación que responda la pregunta ¿cómo prevenir el envejecimiento?

1 – Elige siempre que puedas comida sana, real y natural,

Evita los alimentos procesados, también el origen y el estilo de producción de los alimentos, aunque sean naturales, importa y mucho.

2 – Elige grasas saludables no refinadas de origen natural.

Evita las grasas refinadas de origen vegetal ultra procesadas, hidrogenadas y de extracción industrial.

Estas grasas son altamente inflamatorias y la inflamación es la primera causa de envejecimiento y deterioro celular.

Las mejores grasas son las naturales, las que provienen del aguacate, las aceitunas, los frutos secos.

También grasas saturadas como el aceite de coco y las animales como los lácteos enteros, la mantequilla, la manteca animal y la grasa de las carnes y los huevos.

3 – Evita al máximo el azúcar en todas su formas y disfraces, también los vegetales y granos con  almidones.

El azúcar es camuflado por la industria alimenticia bajo cientos de nombres y disfraces te invito a leer Ingredientes Ocultos en los Alimentos Procesados para más información

En este punto el tema central es el control de la secreción de insulina, causante de inflamación y daño metabólico que puede derivar en diabetes, Alzheimer, enfermedades cardiacas y cáncer.

Los 4 principales asesinos del mundo moderno.

4 – No pongas en tu alacena ni en tu boca ninguna sustancia que te cueste pronunciar o que tenga alguna sigla, abreviatura o nombre extraño.

Muchas de estas sustancias ya han sido prohibidas en muchas partes del mundo, pero las siguen agregando a los alimentos para hacerlos más suaves, más crujientes, más apetitosos y por supuesto más adictivos.

Pilar 2 :  Comer menos y ayunar

Todos los expertos en antienvejecimiento coinciden en que el sólo hecho de reducir la cantidad de comida en un 30 % puede prolongar la vida y mejorar la calidad del envejecimiento.

Otra estrategia muy recomendada es el ayuno intermitente y los ayunos de 24 horas de 2 a 4 veces al mes.  

Para saber más acerca del ayuno intermitente puedes visitar nuestra categoría ayuno intermitente en el blog.

Pilar 3: Usar el cuerpo

El ejercicio y la actividad física son también temas controversiales, de dogma y creencias.

De nuevo mi sugerencia es preguntale al mejor médico: tu cuerpo.

En este punto lo importante es moverte, mantener un nivel de actividad que estimule a tu cuerpo, que lo mantenga fuerte, flexible, estirado y activo.

El quid es moverte, no necesitas pasar horas en el gimnasio, correr una maratón o caminar kilómetros.

Es suficiente con hacer pesas o HIIT (intervalos de alta intensidad) 2 veces a la semana por unos minutos, caminar al menos 15 minutos diarios, hacer yoga, bailar, jugar bolos, subir y bajar escaleras…

El objetivo es  mover y usar tu cuerpo, mantener tus músculos activos, tus articulaciones lubricadas, tu columna vertebral erguida y estirada y tu nivel de actividad conservado.

El cuerpo como cualquier mecanismo si no se usa se deteriora, esto no significa que necesites llevarlo a extremos, simplemente muévelo, estiralo, usalo.

Pilar 4 – Buen sueño y control del estrés:

La mala calidad del sueño y los altos niveles de estrés pueden derivar en enfermedades mentales que van desde depresión y ansiedad hasta problemas degenerativos como la enfermedad de Alzheimer, Parkinson y demencias en el adulto mayor.

Te sugiero lees nuestro articulo Dormir bien mejora tu peso y tu salud.

Estudios han comprobado igualmente que una alimentación rica en glucosa y productos procesados puede desconectar el lóbulo frontal de la amígdala cerebral, causando comportamientos agresivos y violentos.

Aunque te parezca extraño lo que comes influye sustancialmente en tu salud emocional, para más información te sugiero leer Dieta Keto y Salud Cerebral.

El estrés produce cortisol y otras hormonas y neuro transmisores que nos mantienen en un estado anormal de defensa o huida, para nuestra salud física y mental.

Estrategias como técnicas de  respiración, meditación, mindfulness, yoga, caminar y el ejercicio moderado pueden ser muy útiles para el equilibrio emocional.

Si en algún momento sientes que tus emociones se descontrolan, mi consejo es que busques la ayuda de un profesional y hagas terapia.

Recuerda que las enfermedades mentales requieren de la misma o mayor atención que las enfermedades físicas.

Bien esto es una aproximación superficial al complejo tema de la longevidad y el envejecimiento.

Si te interesa seguiré publicando sobre este fascinante tema que tanto bienestar puede traer, no sólo a tu vida, sino al mundo en general.

Un estilo de vida responsable es la base de una sociedad más sana, longeva y feliz.

cómo prevenir el envejecimiento

Si asumes el cuidado consciente de tu salud con estrategias de alimentación, ayuno, actividad física y control de estrés, lograrás no sólo bienestar  sino una larga vida, sana, autónoma y productiva.

Sin comentarios

    Deja una respuesta

    Hablemos por WhatsApp