Menú

Controlar tus Resultados en la Dieta Keto

controlar tus resultados en la dieta keto

Hoy hablaremos de la importancia de controlar tus resultados en la dieta keto y así poder tomar acciones correctivas a tiempo.

La motivación más común para iniciar un cambio de alimentación e implementar nuevos hábitos, es la pérdida de peso.

Sea cual sea tu objetivo sé que dar el primer paso es una de las etapas más difíciles del proceso.

Dejar de soñar con librarte de esos kilos de más y actuar, tomar la decisión y comenzar de una vez por todas.

Bien, ya estás en tu nuevo estilo de vida y comienzas a preguntarte  si estás obteniendo los resultados proyectados.

Empiezan las dudas acerca de si lo estás haciendo bien, si un alimento será adecuado, si estás comiendo las cantidades apropiadas o si estas cumpliendo con la proporción de macros.

¿Cómo controlar tus resultados en la dieta keto?

Por norma general, al comienzo de nuestro estilo de vida, los resultados son evidentes, puedes notar una disminución de volumen en tu cuerpo y vas a sentir la ropa más holgada.

Este primer resultado positivo es una consecuencia lógica del aumento en la producción de orina y el drenaje de los líquidos retenidos en el cuerpo al dejar de consumir carbohidratos.

Sin embargo, una vez superado  el impacto inicial de la pérdida de líquidos, el cuerpo se estabiliza y los cambios ya no son tan evidentes.

Aunque muchas veces recomiendo no usar la bascula como guía, si es importante tener un punto de referencia.

En especial para detectar aumentos inesperados de peso que pueden indicar que estás cometiendo errores críticos en tu estilo de vida.

Pesarte con regularidad es la mejor manera de asumir tu responsabilidad en el logro de resultados  y mantener tu progreso bajo control.

Y aunque pueda parecer obvio y muy simple, este sencillo truco puede aumentar tus posibilidades de conseguir éxito en el menor tiempo posible.

Lo ideal es tener claro el peso inicial como referencia

Saber cuantos kilos estás pesando al iniciar te dará las bases para detectar retrocesos y cambios bruscos que te permitan tomar medidas inmediatas para ajustar

 Una vez que tomes esta referencia la podrás usar a lo largo del tiempo.

Cuando el número cambia, es el momento de tomar medidas de inmediato para evaluar los fallos y realizar ajustes que te lleven de regreso al camino correcto.

El progreso es fuente de motivación

Controlar regularmente tu peso no sólo es una medida de control, también es un aliciente positivo para mantenerte en la  decisión de bajar de peso.

Cuando los números te indican que tus esfuerzos están rindiendo frutos te sentirás motivado de verdad para perseverar y seguir avanzando en tus objetivos de pérdida de peso.

Ahora bien, para muchas personas pesarse todos los días puede ser un motivo de ansiedad y estrés.

Debes tener muy en cuenta que el peso corporal fluctúa hacia arriba y hacia abajo todos los días de manera natural.

Esta fluctuación puede obedecer a cambios hormonales, retención de líquidos, veces que vas al baño, estreñimiento, hora del día y muchas variables más.

Sin embargo el hecho de pesarte todos los día o en su defecto una o dos veces por semana, te ayudará a establecer relaciones de causa y efecto.

Así vas a entender la conexión que tiene lo que comes con tu peso corporal.

Este sistema de registro del peso de manera regular, te permite establecer qué hábitos o alimentos hacen subir o bajar los números de la balanza.

Puedes hacer pequeños experimentos agregando o quitando ciertos snacks, darte cuenta si suprimir una comida afecta positivamente tu adelgazamiento, reducir las porciones de un ingrediente e incrementar la de otro y así vas conociendo cómo reacciona  tu organismo a las distintas variables.

No sólo el peso cuenta

Como ya lo hemos mencionado en repetidas ocasiones, existen otros indicadores para saber si estás logrando tus objetivos.

Uno de ellos es la cinta métrica, fundamental en el control de tus resultados, al igual que con el peso es necesario establecer un punto de partida que puedas tomar como referencia.

En este caso es importante que al comenzar midas el perímetro de tu cintura, cuello, brazos, muslos, pecho  y cadera.

Si al controlar tu peso no ves un cambio positivo, prueba a tomar las medidas y registrarlas.

Vas a ver que aunque el peso no disminuye si lo hará el volumen de tu cuerpo y esto será también un indicador de resultados positivos.

Observa tu cuerpo, conéctate con él y testea cómo te sientes, otro de los efectos positivos y visibles de la alimentación cetogénica es la desinflamación.

Lo notarás en los anillos, los zapatos, la ropa más suelta, mayor movilidad y mejora en la flexibilidad de tus articulaciones.

Recuerda que además de la pérdida de peso la alimentación keto le aporta a tu cuerpo enormes beneficios, que aunque no se manifiestan de inmediato en tu apariencia, se perciben en nuevos niveles de energía corporal y en una renovada concentración y claridad mental.

Encuentra todos los beneficios en esta entrada Beneficios de la Dieta Cetogénica

Puedes también comenzar a notar que los dolores en tus articulaciones disminuyen, que te mueves con mayor agilidad y tus movimientos ganan flexibilidad.

No te obsesiones con el peso

Si el hecho de pesarte a diario se convierte en fuente de ansiedad, debes tener claro que no vas a notar cambios significativos en un periodo de tiempo tan corto.

Ver que la bascula sube algunos gramos a pesar de que has hecho todo lo correcto puede ser fuente de desmotivación.

Prueba a pesarte una vez a la semana, elige un día y una hora especifica para realizar tu pesaje semanal y anota los números para llevar un registro.

Si un día haces un cambio en tus hábitos y quieres saber cómo afecta tu cuerpo pésate a la mañana siguiente y anota el resultado.

Recuerda que es una medida de control que no debería convertirse en un motivo de desaliento, si ves que el cambio afecta tu peso, simplemente corrige y sigue adelante.

Convierte el hábito de pesarte en una estrategia de testeo más que en un indicador de éxito o fracaso.

De lo que se trata es de poder determinar si la tendencia general es al aumento o a la pérdida de peso para establecer acciones correctivas de manera oportuna.

Según un estudio del Registro Nacional de Control del Peso en los estados Unidos, que se realizó con una base de datos de  sujetos a régimen durante más de 25 años, el 75% de las personas que consiguen su metas de pérdida de peso, no recuperan los kilos perdidos si establecen el hábito de pesarse al menos una vez por semana.

Llevar un control regular te ayudará a tomar medidas oportunas que impidan que tu peso corporal se dispare.

Si tu bascula marca una tendencia al alza podrás actuar a tiempo.

Reducir tus porciones, disminuir los carbohidratos, suprimir una comida, caminar o hacer más actividad física y de nuevo testear la relación causa efecto de tus elecciones. 

¡ Suscribirte a nuestro newsletter es muy fácil !

Regístrate en este formulario para recibir en tu correo las ultimas novedades y recetas publicadas, mantente actualizado. 


Visitas 81 Hoy 1

Sin comentarios

    Deja una respuesta